Ser emprendedor

El presente artículo fue escrito por Mario Sanchez, emprendedor costarricense.

Ser Emprendedor

Ser emprendedor dejó de ser solo seguir una pasión o la forma de revelarse al sistema, emprender es una necesidad y una obligación para todo aquel que desee vivir una vida digna en la actualidad.

El “Boom” Emprendedor

Estudiantes por la libertad Costa Rica

En los últimos 3 años los medios, redes sociales y programas de gobiernos nos han estimulado a muchos de nosotros a seguir sueños y paciones en miras a zarpar hacia una aventura de tener nuestros propios negocios, independencia, reconocimiento social y así como ingresos que nos permita tener la vida que merecemos.

Hasta el Network Marketing aprovechó este momento para ilusionar a muchas personas en ser “emprededores”.

Muchos han tenido  éxito y muchos han tenido que sufrir las consecuencias de dejarse  llevar por los impulsos emocionales del yo puedo y el montón de frases bonitas que todos hemos leído, nos hemos dado cuenta que la realidad, al menos en Latinoamérica es muy diferente a las historias norteamericanas  de éxito, este bombardeo mediático también nos abrió los ojos a estilos de vida muy diferentes al horario de “8 a 5”.

Dejando de lado las pasiones, el sentimentalismo y las historias de éxito, la realidad es que sin emprender se está condenado a ser un esclavo moderno, produciendo para  un sistema extractivo a cambio de un salario de hambre, con el riesgo latente que cualquier enfermedad, accidente o situación inesperada nos condene a deudas que pagaremos el resto de nuestra juventud.

Estoy seguro que nuestro tiempo y nuestras habilidades son mucho más valiosos que cualquier salario que podamos estar recibiendo en este momento, además que todos nosotros no debemos depender de una sola fuente y no todo ingreso debe ser resultado del tiempo en el que trabajamos para ganarlo.

Nuestra realidad Latinoamericana

En Latinoamérica se dice que  hay que ser rico para ser emprendedor y no al revés como sucede en el mundo desarrollado. A mi parecer solo hay que estar listo y preparado.

Las bonitas historias de jóvenes millonarios a los 19 o 22 además de las frases inspiradoras y videos motivacionales, que nos encienden la chispa para no desfallecer en el intento, no son una realidad en nuestros países por el hecho de que no existen las condiciones para que esto suceda prueba de ellos es que no existen Bill Gates, Mark Zuckerberg o Steve Jobs en Costa Rica, Colombia o Argentina.

Falta de educación en negocios desde temprana edad, préstamos inaccesibles para nuevas iniciativas, tasas de interés elevadas, falta de materias primas a un costo razonable, cargas “sociales” e impositivas, poco acceso a educación especializada, así como el costo de la vida contra  los ingresos hacen casi imposible esta hazaña antes de cumplir treinta años.

¿Qué Hacer?

Esta realidad no debe desanimarnos si no hacernos entender que el proceso de emprender debe ser “tropicalizado” para evitar sufrimientos innecesarios y así ser presa la ilusión y emoción provocada por una falsa realidad.

Cuando se tiene una gran idea, que  cualquiera puede tenerla, lo difícil es hacerla realidad. Lo último que se debe hacer es renunciar a su empleo  no sea presa de las emociones y la impulsividad que nos caracteriza como jóvenes.

Por más buena que sea la idea ¡calma!  Nadie se la va a quitar y en caso que alguien más la haga estoy seguro que su mente creativa creará algo mucho mejor en poco tiempo. Pongámosla  en el congelador y antes hay que  hacer preguntas como: ¿Cuál mi propuesta mínima de valor? ¿Qué problema y necesidad estoy resolviendo sino? ¿Cuál es mi diferencia al resto del mercado en el que quiero competir.

Más bien se debe se debe realizar un análisis propio de habilidades, cabe hacerse preguntas como las siguientes:

¿Se cómo vender? ¿Se negociar? ¿He manejado correctamente mis finanzas personales de manera los últimos 6 meses?

¿Tengo ahorros personales que me permitan solventar al menos 2 meses de necesidades básicas?

¿Tengo dificultades para hablar en público?

¿Se comunicar mis ideas?

¿Cuál es mi red de contactos?

¿Cuáles son mis carencias o debilidades que debo mejorar?

¿Manejo adecuadamente mis redes sociales? ¿Se algo de mercadeo digital o publicidad?

¿Realmente conozco el mercado donde quiero entrar? ¿Tengo alguna experiencia en ese mercado?

Luego de hechas estas preguntas, estoy seguro que nos hemos dado cuenta que hay mucho que mejorar antes de si quiera pensar en cómo hacer el producto.

¿Qué es realmente emprender?

El emprender no es crear un bonito producto, un gran servicio o incluso tener la idea que va a cambiar el mundo.

El emprender es un proceso de mejora continua que está dispuesto a sacar y eliminar hasta el último de nuestros vicios, la procastinación, el mal manejo de las finanzas personales, la timidez, falta de metas y las inseguridades son solo algunos ejemplos.

Emprender es un proceso  preparatorio para que estar listo para llevar las ideas acabo y obtener éxito en lo que nos propongamos, es allí empezamos a trasformar esos sueños e ilusiones en una  realidad. En definitiva es una transformación a un ser humano más completo, es el próximo paso en la evolución social humana.

Conclusión

Por ahora concentrémonos en llenarnos de nuevas habilidades, cambiemos los vicios por virtudes y las debilidades por fortalezas, ganemos experiencia en el mercado al que queremos y seamos los mejores en nuestro campo de trabajo o especialización, ya que la gran idea hay que cuidarla y solo estando preparados podremos llevarla a buen puerto, Emprender sin estar preparado es como querer ser padre soltero a los 15.

El ascensor hacia el éxito, está fuera de servicio, vas a tener que usar las escaleras…. Un paso a la vez – Joe Grirad.

Libros recomendados

Como ganar amigos e influir sobre las personas – Dale Carnegie

Nunca comas solo – Keith Ferrazzi

Por qué fracasan los países – Celeste Robinson, Daron Acemoğlu.

Su opinión es importante